28.8 C
Valledupar
lunes, abril 15, 2024

Del pelo malo al pelo afro, la transformación de Pardo’s Curly

Lo más leído

Tradicionalmente se escucha en el argot popular llamarle “pelo malo” a cualquier tipo de cabello que sea diferente al liso perfecto. Esa es la batalla que quiere ganar Alejandra Pardo, una abogada que, tras sufrir con la presentación de su pelo, vio una necesidad y oportunidad de negocio.
Cuenta que estando en la universidad se avergonzaba de sus afros, por lo que se empezó a planchar el pelo, así lo hizo por seis años, hasta que su cabello no dio más. “…Se me empezó a caer, ahí me di cuenta de lo que me estaba haciendo”.

Alejandra Pardo Mora (derecha), creadora y propietaria de Pardo’s Curly

Acudió a la peluquería tradicional para buscar ayuda y asesoría, pero en lugar de eso encontró un obstáculo. Las estilistas que la atendían no le daban otra solución que seguir usando plancha para mantenerlo ‘manejable’, sin embargo, esta práctica por poco la deja sin cuero cabelludo, por lo que al ver su situación Alejandra y cansada de lo mismo, se apartó de su profesión como jurista, se capacitó con profesionales en pelo rizado y así le surgió la idea de crear su propio negocio.

“Yo pensé que, así como yo había muchas mujeres en mi misma situación, por eso averigüé quién podía enseñarme a cuidar este tipo de pelo de manera profesional ya que las mujeres rizadas hemos tenido que aprender a cuidar nuestro pelo por nuestros propios medios”, dijo.

Viajó a la ciudad de Medellín para prepararse, pues en el país es difícil encontrar este tipo de capacitaciones; allí se certificó como técnico en peluquería. Después de eso, junto a su esposo, Alejandra inauguró la peluquería Pardo’s Curly, un lugar especializado en el manejo del cabello ondulado, rizado y afro, donde no manejan ningún tipo de químicos para su tratamiento, además de brindar asesorías personalizadas para aquellas personas, hombres o mujeres, que quieren recuperar su cabello natural.

“Nuestras técnicas son muy diferentes a las que practican en la peluquería tradicional, pues el corte lo realizamos en seco y lo que hacemos es destacar la belleza de la onda y del riso natural”, expresó.

Su negocio comenzó hace tres años con una lava cabezas, unas sillas y un espejo en la sala de su casa. Debido a las características de su negocio tuvo gran aceptación y demanda, por lo que procuró expandir sus instalaciones.

“Lo que más me llena es impactar en la vida de muchas mujeres, a través de la aceptación y el amor propio porque aceptarnos con el cabello rizado no es solo un tema estético, sino, algo que impacta en nuestras vidas” señaló Alejandra, quien además es convencida de que no existe un cabello malo.

Muestras del antes y después del trabajo de transición de cabello realizado en Pardo’s Curly.

Ella comentó que “Es un tema de educación; en Valledupar aún se cree que el cabello largo y liso es lo que representa la feminidad y la presentación personal”. En ese contexto, desde Pardo’s Curly, se está trabajando para enseñar a la comunidad respeto y amor propio, ya que considera que a través de esto se podrán alcanzar los sueños y metas profesionales, además de enseñar a cómo manejarlo. Así han logrado posicionarse en la capital vallenata y ganarse el cariño de sus clientes.

Su mensaje final a los emprendedores temerosos es hacer las cosas que les apasione, hacerlas por ellos mismos sin miedo, como lo sintió ella al inicio por las críticas de su familia, que no vieron con buenos ojos su proyecto tras haberse formado como abogada. “Muchas veces nos dejamos opacar por la crítica, pero finalmente la felicidad propia vale más que cualquier otra cosa”.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos