29.8 C
Valledupar
domingo, junio 23, 2024

Gobernación de los Gnecco adicionó $15.000 millones al Anillo Vial ¿solo para rellenar un socavón?

Lo más leído

Por Xavier Estrada.

 

A la ya polémica construcción del Anillo Vial de Occidente en Valledupar, la gobernación del Cesar le otorgó en noviembre de 2023, –como ya es costumbre en casi todas las obras del departamento– una adición de 15 mil millones de pesos. Esta “ñapa” a los constructores, no sería del todo escandalosa, si no fuera porque $14 mil millones de la mencionada adición, se destinaron para rellenar unos supuestos socavones de los que no se encuentra ni una foto en el Secop, que pruebe su existencia. Además, surge una pregunta ¿Por qué la consultoría que contrató la gobernación por más de 3.500 millones de pesos no se registraron los inmensos huecos que tenían una incidencia de tal magnitud en la ejecución presupuestal del contrato?

Recordemos que, en marzo de 2022, la Gobernación del Cesar anunció que contrató al “Consorcio GC Anillo Vial Cesar” por valor de tres mil quinientos millones de pesos, para la elaboración de los estudios y diseños del nuevo Anillo Vial Circunvalar de Valledupar, proyecto que fue presentado como la gran apuesta en movilidad, del segundo gobierno de Luis Alberto Monsalvo Gnecco, en la capital cesarence. Desde ese momento, el anuncio despertó inquietudes y cuestionamientos por parte de urbanistas, ambientalistas y veedores ciudadanos, quienes señalaron que la intervención vial como se planteaba por parte de la Gobernación podía generar efectos negativos al desarrollo de la ciudad, dado que contravenía disposiciones del Plan de Ordenamiento Territorial vigente, entre otros reparos.

Sin Dios y sin ley

Contra viento y marea, la Gobernación sacó adelante el proceso licitatorio y en julio de 2023 firmó contrato con el Consorcio Urbe Frontera por valor de 111 mil millones de pesos, para que estos construyeran la nueva Avenida Circunvalar de Valledupar, en un plazo inicial de dieciocho meses. Así las cosas, el 22 de agosto de 2023 se firmó el Acta de Inicio y el 31 de agosto -en el marco del primer mes de campaña de Elvia Milena Sanjuan- Andrés Meza Araújo, en calidad de Gobernador encargado y Cielo María Gnecco Cerchar, como primera gestora social, ponían la primera piedra para inaugurar el inicio de estas obras.

Veintiocho días después de firmada el Acta de inicio -18 de septiembre de 2023-, la gobernación del Cesar giró 22 mil millones de pesos, como primer pago al Consorcio Urbe Frontera, esto es, el equivalente al 20% del valor del total del negocio. La minuta del contrato reza que los pagos se harán al contratista con base en los hitos de ejecución según el porcentaje de obra ejecutada, revisada, aceptada y recibida a satisfacción por parte de la interventoría. Sin embargo, en Secop no aparece el acta parcial de pago o los informes de la interventoría que permitan determinar con certeza el porcentaje de ejecución de la obra en ese momento, y los soportes con que justificó el Consorcio dicho cobro. Lo cierto es que, resultó muy “buena paga” la Gobernación del Cesar, en temporada electoral -a mitad de las elecciones-.

Lo que sí aparece en Secop, es una solicitud de adición del contrato por parte del Consorcio Urbe Frontera, fechada 10 de noviembre de 2023. En la misiva, el contratista explica que, una vez realizado el levantamiento topográfico de la totalidad de la zona a intervenir en el proyecto, se identificaron una serie de deprimidos causados por la explotación de unas canteras que llevan operando cerca de catorce años en la zona, lo cual, implica que se deban utilizar más volúmenes de terraplén con el fin de rellenar estos socavones.

La solicitud de adición es coadyuvada por el interventor de la obra, el “Consorcio Intercrecimiento Vial”, quién en su escrito de aval se esforzó en explicar lo siguiente:

En segundo lugar, el contratista de obra presentó las carteras topográficas de diseño producto del replanteo inicial, junto con los planos planta-perfil que se ejecutaran los cuales fueron validados por esta interventoría. En dicho replanteo, se identificó que en el EJE 3 se cuenta con una zona con presencia de socavones de once (11) metros de profundidad en promedio, los cuales son producto de una explotación minera realizada en años anteriores. Cabe recalcar que, estas son las condiciones en las que se recibieron los predios inicialmente por parte de la entidad contratante y la cartera de volúmenes de relleno entregadas por la consultoría no satisfacen por completo la necesidad de cubrir esta necesidad. Por lo cual, esta interventoría valida la necesidad técnica de las mayores cantidades en el ítem de “Terraplén” presentadas por el contratista de obra con el fin de realizar los rellenos en esta zona y lograr la totalidad del alcance del proyecto bajo las normas de diseño geométrico vigentes. (Subrayado y negrilla fuera de texto)

Esto quiere decir que, al parecer se replanteó el diseño inicial del proyecto y que la consultoría no habría calculado correctamente los volúmenes necesarios para hacer los rellenos de manera adecuada ¿no vieron un hueco de 11 metros de profundidad? Esos pequeños ajustes cuestan, en solo “relleno”, 13.817 millones de pesos adicionales. Para un total de costos en ese ítem del contrato por valor de treinta y tres mil setecientos millones de pesos, en solo relleno. Casi el 30% del valor del contrato se va en rellenos, léase bien en rellenos.

El equipo periodístico de “El Periódico” hizo un recorrido por el trayecto donde avanza la obra del anillo vial y encontró que los tramos intervenidos son líneas rectas, sin mayores hundimientos en el terreno, cabe aclarar que uno de los tramos llega hasta la parte de atrás del Barrio 450 años al sur occidente de esta ciudad, donde no se evidencia socavón alguno y menos de esas dimensiones. Mientras que el otro frente de obra está ubicado en el extremo noroccidental de la ciudad, donde tampoco se observa hundimientos de tal magnitud.

Por otro lado, se pudo establecer que en la zona donde se encuentran las canteras en la vía a la Mesa y colindan predios de propiedad del Clan Gnecco, al parecer no existe frente de trabajo alguno.

Surge una inquietud: ¿Quién es el proveedor de materiales de relleno de este contrato? ¿A caso es la cantera de quien nos estamos imaginando?

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos