28.8 C
Valledupar
lunes, abril 15, 2024

La deuda con los jóvenes del Cesar

Lo más leído

  • El Cesar, entre los ocho departamentos de Colombia que no cuentan con una Política Pública de Juventudes
  • El Cesar, 20 años sin Política Pública de Juventudes

Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país nadie va a venir a salvárselo ¡Nadie!

-Jaime Garzón-

Por Caroline Florez

Quiero comenzar este escrito con una frase del humorista Jaime Garzón, frase que inspira a los jóvenes a entrar a espacios de representación política y social para el mejoramiento de oportunidades de esta población. En el departamento del Cesar existe una gran deuda histórica con los jóvenes en oportunidades para el trabajo, la educación, la salud sexual y reproductiva, la salud mental y en materia de derechos, participación e incidencia. Pero, frente a estos temas ¿Cómo estamos y hacia donde deberíamos ir?

Si queremos marchar bien, esta población requiere que el Gobierno Departamental mire a los jóvenes como actores fundamentales de esta sociedad y no los cargas ladrillos en las avanzadas de campañas políticas. Desde la expedición del Estatuto de Ciudadanía juvenil en el año 2013 hasta la fecha han pasado 11 años, en donde nos han dicho a los jóvenes que: la “Prosperidad a Salvo”, que somos “El Camino del Desarrollo y la Paz”, que si lo “Hicieron Bien, lo Harán Mejor” y ahora nos dicen que estaremos “En Marcha”, traigo los nombres de estos planes de Gobiernos y de Desarrollo no porque tengan en común la misma casa política, sino, que desde la promulgación del Estatuto, nos prometieron oportunidades a los jóvenes que después de una década, ¡no han llegado!

El panorama es crítico cuando hablamos de participación e incidencia juvenil en el Departamento del Cesar. De los 32 departamentos de Colombia, el Cesar es uno de los ocho, que no cuentan con una Política Pública Departamental de Juventudes, compitiendo con Amazonas, Putumayo, Vaupés, Vichada, La Guajira, Magdalena y el Atlántico. Pero como un dato curioso, es que el Cesar, está entre uno de los departamentos que tiene menos del 25% de municipios con Políticas Públicas Municipales adoptadas.

Ahora bien, dentro de las administraciones municipales hablemos de los cuatro municipios con mayor número de jóvenes: Valledupar, Aguachica, Agustín Codazzi y La Jagua de Ibirico. El primero de estos, cuenta con un subsistema de participación activo y propositivo, con una política pública y con una administración que hasta el momento ha mostrado disposición de articular acciones para esta comunidad. Aguachica, al ser el segundo municipio en mayor población, tiene consejos de juventudes, pero en términos de Política Pública y Plataforma de Juventud está en rojo. Agustín Codazzi, cuenta con la misma suerte de Valledupar, subsistema activo, Política pública y gestiones coordinadas con la administración saliente y actual.  La Jagua de Ibirico, un Consejo de Juventudes muy activo, hasta hace pocos días se realizó la instalación de la Plataforma de Juventudes, pero en materia de Política Pública, se ha contratado dos veces la construcción de esta, pero aún está sin aprobación.

Con este panorama no muy alentador, podríamos inferir como se encuentran los 21 municipios restantes: menos de cinco tienen Políticas Públicas, la incidencia Juvenil y articulación y voluntad de las administraciones es deficiente, en los otros 16 se encuentran en un estado crítico y en rojo.

¿Cómo saldamos esa deuda histórica?

El Departamento Nacional de Planeación y La Consejería Presidencial para La Juventud diseñaron un instrumento de orientaciones para el capítulo de juventud en la construcción de los Planes de Desarrollos, pero así mismo, debemos partir que el Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Gustavo Petro, “Colombia Potencia Mundial para la Vida”, que propone, por ejemplo, la creación del Programa de Jóvenes en Paz, programa idóneo en un departamento como el Cesar que ha sido uno de los territorios más golpeados por la violencia porque parió a dos bandos en la misma calle: jefes en el paramilitarismo y jefes en la guerrilla. Los jóvenes del Cesar merecen escribir una nueva historia que sea de la mano de la Construcción de Paz, así mismo, el Plan Nacional de Desarrollo nos habla de la Educación Media y Universitaria contando con varias universidades públicas en el departamento para que se les pueda garantizar permanencia y apoyo a los jóvenes en su ciclo universitario, que los jóvenes que hacen parte del Barrismo Social tengan oportunidades educativas y laborales como un cambio social de su entorno, viendo la pasión del deporte como un estilo de vida, pero con oportunidades como cualquier joven, que aquellos jóvenes emprendedores y campesinos cuenten con apoyo de las administraciones municipales y la departamental para sus unidades productivas y que se puedan hacer gestiones con las entidades que tienen a cargo la implementación de la Reforma Rural, programa bandera del Presidente Petro, para que aquellas tierras productivas en donde los campesinos jóvenes puedan sembrar y accedan a la misma, sin los obstáculos que viven diariamente este sector.

Todo lo anterior puede ser difícil, pero no imposible, solo necesitamos voluntad y unos mandatarios con visión para apoyarnos y generar oportunidades a esta población que solo se es tenida en cuenta para entregar afiches, recoger firmas y cargar banderas en campañas políticas.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos