23.5 C
Valledupar
sábado, julio 13, 2024

Arte en nudos, el trapillo la volvió empresaria

Lo más leído

Sonia Gilbert, encontró en el trapillo una manera de entretenerse tejiendo bolsos en diferentes modelos y colores, hasta que decidió dar el siguiente paso y montar su propio emprendimiento.

Sin saber nada de tejer, una vallenata de corazón, como se define Sonia, crea su propia empresa de bolsos trenzados. Comenzó haciendo sus artículos de moda para liberar estrés sin darse cuenta del gran potencial que tenía, hasta que un día su hija vio su trabajo y la invitó a mostrarlo en las redes sociales.

“Después de crear la página, me empezaron a escribir y desde que comenzaron a pedir bolsos yo no he parado”.

Es natural de Venezuela, en donde dejó toda su vida debido a la crisis socioeconómica que enfrenta el país. Allí se dedicó por 17 años como aseguradora y publicista. Tuvo que comenzar desde cero en Valledupar; sin trabajo y en medio de la pandemia, encontró en este material un pasatiempo.

¿Qué es el trapillo?

Es un material reciclado de la tela, la cual es cortada en tiras finas y enrollada en formato bobina. Se usa comúnmente para aprovechar los recortes y restos de las fábricas de tela, por este motivo cada bobina es única y las tiras de color son limitadas, es, además, fuerte, pesado y duro de manejar, por lo que a Sonia le costó moldearse a él.

“Duele a veces cuando tejes porque te tumba el brazo y acostumbrarse a esa fuerza que tienes que hacer n

o fue sencillo, pero ya ahorita lo siento livianito; la costumbre se hace ley”, aseveró Sonia.

El apoyo de sus hijos en el área tecnológica fue de gran ayuda, pues ellos son los promotores del crecimiento de Arte en Nudos. Gracias a eso, ha enviado sus productos a muchas ciudades del país y sus bolsos han cruzado fronteras.

Luego de la aceptación que vio en redes sociales quiso aprender más sobre este arte, por lo que realizó varios estudios. Sin embargo, antes de eso, con la ayuda de una vecina, quien también es amante de las agujas y el hilo, logró tecnificar sus conocimientos.

“Comencé a meterme en YouTube, compraba libros, pedía asesoramiento en todas partes, hasta que entré al SENA donde hice cursos y la verdad es que el resultado ha sido maravilloso”

Tiempo después Sonia se volvió microempresaria, abrió un local comercial junto a otras siete mujeres emprendedoras. En ese local, exhiben sus productos, la mayoría naturales y artesanales en donde se pueden encontrar plantas decorativas y productos para su cuidado; líneas de cuidado capilar de origen natural; también encontrarás jabones artesanales, joyería antialérgica, café, té, entre otros productos.

Sonia Gilbert es un ejemplo de mujer resiliente que lejos de su área de confort, de su profesión y de su país, quiso ocupar su tiempo en medio de la pandemia y hoy encontró en el trapillo el sustento para su familia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos