Las mujeres que protegen al Mello Castro

0
531

Los antecedentes del alcalde de Valledupar, Mello Castro González en su paso por el Concejo y la Asamblea del departamento del Cesar presagiaban lo que sería como mandatario de la capital vallenata, es por ello que se hizo necesario para sus aliados y mentores políticos protegerlo, sobre todo, ante los entes de control. Se orquesta entonces la llegada de personas de confianza en las Contralorías con injerencia en la vigilancia de los recursos, que maneja tanto el alcalde como algunas de las entidades descentralizadas.

La primera ficha que movió el exrepresentante Eloy Chichí Quintero, patrocinador de la campaña de Mello Castro, fue pujar por el nombramiento en el mes de febrero de Daniela Pumarejo Medina como gerente de la Contraloría Departamental Colegiada del Cesar. Esta entidad es la encargada de vigilar la inversión de los recursos de regalías en el Cesar, incluida la ciudad de Valledupar. Citando un ejemplo, en el despacho de Pumarejo Medina reposa la investigación de la inversión realizada por el municipio en el proyecto de vivienda El Porvenir gerenciado por Comfacesar y financiado por la administración municipal con recursos de regalías, además de otras investigaciones que salpican al mandatario de los vallenatos.

La llegada de Daniela Pumarejo Medina a la Contraloría Colegiada impulsada por el exrepresentante de cambio radical Eloy Chichí Quintero, pierde relevancia, al conocerse que Pumarejo Medina, es esposa del mejor amigo del alcalde, el hoy gerente del hospital Eduardo Arredondo Daza, Miguel Soto Ruiz; Además es hija de Tito Modesto Pumarejo, jefe de gestión financiera de Emdupar, empresa descentralizada del municipio, pero donde el alcalde es su máximo representante.

Mientras se blindaba al alcalde para poder manejar los recursos de regalías sin control, el senador del partido de la U, José Alfredo Gnecco, quien fue el mentor de Mello Castro para su llegada a la alcaldía de la capital del Cesar, hacía lo propio en la Contraloría Municipal de Valledupar y para finales de 2021 con complicidad del concejo de la ciudad, ponen a Angelica María Olarte Becerra, quien es oriunda del municipio de Codazzi. La mujer antes de ser puesta en la contraloría aspiró por el partido liberal a la asamblea del Cesar y apoyó a los candidatos del partido de la U, es decir, a Luis Alberto Monsalvo a la gobernación y a la alcaldía de Codazzi a Efraín Alfredo Quintero Ternera, este último actualmente secretario de obras de Valledupar.

Olarte Becerra, no solo es ficha de los Gnecco sino, que tiene una amistad con Efraín Alfredo Quintero Ternera, que después de lanzarse a la alcaldía de Codazzi aterrizó en la secretaría de Obras del Mello Castro, pero su verdadera función estaría relacionada con los negocios de contratación.

En el despacho de la Contraloría municipal estarían engavetados varios procesos en contra de la administración de Mello Castro, desde la llegada en 2021 de Angelica Olarte Becerra a la Contraloría no se conocen los resultados de las auditorias que se debieron realizar a la vigencia 2020 y la del 2021 que se debió realizar en el primer semestre del año.

Otro dato y no menos importante sobre la contralora Angelica Olarte Becerra, es que antes de llegar al cargo de contralora aparecía como accionista de la empresa CONSTRUCCIONES Y OBRAS CIVILES SAS – CONSTRUCOL cuya contratación se concentró en la alcaldía de Codazzi, pero esa es otra historia que le contaré más adelante.

Deja un comentario