24.9 C
Valledupar
jueves, mayo 23, 2024

«¡El futuro es hoy, oíste viejo!»

Lo más leído

Por Eduardo L. Gullozo

El día que las IAs tomen control y se vuelvan en contra de la humanidad, será porque sus desarrolladores las hicieron tan parecidas a nosotros que nos verán tal cual como nosotros vemos a nuestra propia especie: como enemigos.

Indudablemente el 2023 será un año hito gracias al auge de la tecnología en temas de Inteligencia Artificial. La IA, es, según se refiere una de ellas mismas: (…) son sistemas informáticos que tratan de simular el comportamiento de la mente humana. Por lo general, las IAs se enfocan en esfuerzos de inteligencia artificial general, que incluyen la habilidad de lenguaje natural, razonamiento, reconocimiento de imágenes, entre otros.

En términos generales, la Inteligencia artificial es una rama de la informática que busca desarrollar un tipo de inteligencia no orgánica. Entiéndase por inteligencia, en este caso, como la capacidad de recopilar datos e información mediante la interacción con el entorno, con el fin de aplicar dichos conocimientos para aprender y evolucionar. Ahora, sabiendo eso, no podemos negar que desde que se hizo público el uso generalizado de la Inteligencia Artificial en diferentes áreas, fuimos testigos de una revolución tecnológica como lo fue en décadas pasadas con la maquina a vapor en la revolución industrial.

Esto significa que, inevitablemente, para bien o para mal, la humanidad se verá obligada a adaptarse a estas nuevas herramientas que, entre otras cosas, buscan hacer de nuestras vidas un poco más fácil, o más dependientes a las tecnologías.

Eso nos causa pavor, y un ejemplo de ello puede ser cuando la humanidad mecanizó la manera en la que producía sus bienes y extraía sus recursos en pleno desarrollo de la era industrial. El temor que sobrevino fue la idea de que muchas personas quedarían desempleadas, ya que las maquinas supuestamente sustituirían al hombre y su trabajo. Y luego de aproximadamente 200 años, la humanidad utilizó esto para prolongar sus expectativas de vida y, en definitiva, poder vivir en mejores condiciones. Por lo que tengo la leve sospecha de que nos veremos obligados a adaptarnos a esta nueva revolución tecnológica, sin embargo, esto no excluye ese temor que solemos tenerle a la incertidumbre y a lo desconocido.

Actualmente existen diferentes IA, las cuales prestan servicio de asistencia e interacción con los usuarios, entre las más conocidas están: Alexa, Siri, Cortana, Watson, Google Assistant y Chat GPT. Hay una IA en particular que brinda soporte y asistencia emocional a sus usuarios, a la manera de un psicólogo virtual con el que se puede entablar conversaciones que, a mi parecer, pueden ser bastante educativas y significativas para nuestro uso.

Hoy en día hemos visto los diferentes usos que se les ha dado a estas herramientas, los cuales van desde la implementación en la atención al usuario en diferentes compañías, en la asistencia y seguimiento remoto de clientes, ayudantes de diseños, creadores de imágenes a partir de textos o explicaciones descritas, incluso hasta en el ámbito religioso, del cual se conoce el primer caso registrado en Alemania donde celebraron un culto de una iglesia luterana totalmente auspiciado por una IA.

¿Cuál será el curso de la humanidad al ritmo que avanza? ¿representa una amenaza para la especie humana este tipo de tecnologías? ¿cuáles serán las demandas laborales del futuro a las que tendremos que adaptarnos para llevar el pan a la mesa? Sin dudas son muchas las preguntas que este tipo de revoluciones en la ciencia y en la sociedad nos generan, sin embargo, una cosa sí es ciertísima: ninguna herramienta representa en sí misma intenciones de maldad o bondad hasta que caen en el poder del ser humano.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos