25.6 C
Valledupar
sábado, mayo 25, 2024

Columna – El ruido que no se escucha: desempleo, informalidad y pobreza

Lo más leído

Por Jorge Luis Arzuaga, concejal de Valledupar.

Cuando el ruido es permanente se vuelve indiferente al oído. En Valledupar se ha hecho normal los constante reportes negativos del DANE sobre desempleo, informalidad y pobreza. Tan normal es el ruido que el oído del gobernante de turno no lo escucha. Estos reportes parecen ser triviales para quienes han tenido la responsabilidad de adoptar las medidas que superen el histórico mal. 

En el último informe del mes de abril el DANE reporta la tasa de desempleo (TD) para Valledupar en 16.1%, ocupando el acostumbrado segundo lugar con mayor desempleo después de Quibdó con 21.9%. En el segmento de los jóvenes (de 18 a 28 años de edad) el desempleo en Valledupar está en el 26.6%, siendo la tercera ciudad con el mayor indicador. La informalidad es el otro mal que enviste a la ciudad con un 63.4%, mereciendo el deshonroso tercer lugar a nivel nacional. La pobreza monetaria al cierre de la vigencia 2021 quedó en 51% ocupando el cuarto lugar a nivel nacional. La pobreza extrema cerró la vigencia 2021 con 13.8%, asegurando el sexto puesto a nivel nacional. 

En el indicador de competitividad por ciudades 2021 se evalúan 32 capitales del país. Valledupar ocupa las siguientes posiciones por tema: Sostenibilidad ambiental (32/32); mercado laboral (27/32); innovación (26/32); educación superior para el trabajo (19/32); formalidad laboral (28/32); investigación (24/32); registro de patente (32/32); registro de modelo de utilidad (32/32); registro de diseño industrial (32/32); registro de marcas (25/32).

Ese es el diagnostico de Valledupar. Pues bien, para superar estos males con los que nos hemos acostumbrado a convivir se hace improrrogable adoptar medidas inmediatas. Por lo corto del espacio en esta oportunidad me referiré al emprendimiento como primera acción. El sector MiPymes genera el 98% de los puestos de trabajo a nivel nacional. En este tópico el reto obligado del gobierno municipal está en la superación de la pobreza y el apoyo a emprendedores. En Valledupar urgen acciones como la promoción y financiación al emprendimiento disponiendo para este objetivo del 20% del recaudo anual del impuesto de industria y comercio (ICA). Con esta fuente se promueve la puesta en marcha de 400 nuevas microempresas que permitan prever la creación mínima de cinco (5) puestos de trabajo para lograr dos mil (2000) nuevos empleos digno y decente al año. A estos emprendimientos se le concede los tres (3) primeros años sin carga tributaria municipal directa como estímulo al crecimiento y permanencia. Habrá quienes consideren que esta medida es inviable debido a que “desfinancia” otras obligaciones del municipio. Frente a esa observación se aclara que en la medida que se imprima eficiencia en el gasto público será posible la promoción y financiación de los emprendimientos. Pero, además, a mayor actividad industrial y comercial mayor será el recaudo por impuesto de industria y comercio. Es un boomerang de ganancia. 

Adicionalmente, la administración municipal en asocio con la dependencia de derechos del consumidor de la superintendencia de industria y comercio debe fijar mesa de diálogos con el sector de arrendamiento de bienes inmuebles con destinación comercial. Esto tiene el propósito de revisar la fórmula para fijar el canon de arrendamiento para que se ajuste a la realidad del mercado local y deje de desestimular al empresariado por el costo permanente e ineludible que significa. 

En relación con la carga administrativa que genera el servicio público de energía eléctrica se debe promover y estimular la transición energética de los sectores industriales y comerciales. Para este fin es oportuno crear un estímulo tributario verde temporal con cargo al impuesto de alumbrado público. En relación a este último, es menester revisar la formula tarifaria para los sectores industriales y comerciales y llevarla a sus justas proporciones para propender por la permanencia y crecimiento de las unidades económicas, la formalización empresarial y la creación de nuevo puesto de trabajo. De esta manera apostamos por una ciudad competitiva, sostenible, amable con el medio ambiente y a la altura de las exigencias del orden mundial para la prevención del calentamiento global. 

La pobreza, el desempleo y la informalidad es un ruido indiferente al oído del Alcalde de Valledupar. Será el nuevo gobernante quien asumirá el reto obligado de superar la oscura noche en tránsito.   

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos