22.7 C
Valledupar
lunes, febrero 26, 2024

El negocio del Mello Castro detrás de la deforestación del Cerro Hurtado

Lo más leído

El alcalde de la ciudad de Valledupar Mello Castro González, está inmerso en el negocio que se mueve detrás de la deforestación del Cerro Hurtado. Él y su primo José Guillermo “Pepe” Yamín Castro, fueron junto a su familia los más beneficiados con la modificación del POT en el año 2015, cuando ambos ejercían como concejales de la ciudad, en el gobierno del exalcalde Fredys Miguel Socarrás Reales, es por ello que hoy la construcción de más de 30 viviendas continúa en las faldas del Cerro Hurtado sin que el mandatario de los vallenatos haya hecho un pronunciamiento para frenar la deforestación, pese a las denuncias y el rechazo que ha generado esta situación al tratarse de una zona que fue declarada en el año 1996 reserva ecológica y patrimonio de Valledupar.

 La historia detrás del negocio

Mello Castro González, alcalde de Valledupar y su primo José Yamín Castro.
Fredys Miguel Socarrás Reales.

La negociación del Cerro Hurtado inició con las modificaciones realizadas en el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, en el 2015, mediante el Acuerdo 011 del 5 de junio, aprobado por el Concejo Municipal, durante el mandato del alcalde Fredys Miguel Socarrás Reales. en medio de la aprobación del POT, se dieron varios movimientos liderados por la familia Castro, en ese momento por los exconcejales, José Guillermo “Pepe” Yamín Castro y el actual alcalde Mello Castro González, quienes el día de la aprobación dieron la pelea para cambiar el uso del suelo de varios predios de su familia, como fincas que estaban por fuera del perímetro urbano de Valledupar y las faldas del cerro, que fueron negociadas para la construcción de viviendas.

Cabe mencionar que los predios intervenidos con los trabajos pertenecieron al exgobernador del Cesar José Guillermo “Pepe” Castro, abuelo del alcalde Mello Castro, quien a la fecha no ha tomado las acciones pertinentes para detener la posible masacre ambiental a la que está expuesto el “pulmón vegetal” de la capital del Cesar.

El día de la votación del POT, asistieron a la plenaria del concejo 16 de los 19 concejales que tiene Valledupar, de estos 14 le dieron vía libre al POT, ellos fueron: Hernán Felipe Araújo, quien para entonces era el presidente de la corporación, Jaime Bornacelly, José Santos Castro, Álvaro Cordero, Carlos Andrés Cotes, Jaime González, Adriana Mejía, Gabriel Muvdi, Eudes Orozco, Álex Pana, José Mario Rodríguez, Daniel Sierra, Yesith Triana, José Yamin Castro, solo  Ricardo Vives e Iván Luquez votaron negativo.

Los 14 concejales que le dieron vía libre al POT

Ante la polémica generada por la aprobación del POT que hoy tiene en peligro de exterminio al Cerro de Hurtado el exconcejal Gaby Muvdy le tiró la pelotica a la Corporación Autónoma Regional del Cesar; “Esas modificaciones del POT fueron avaladas por Corpocesar, concertadas con la administración y expuestas ante la comunidad para que se opusiera o se mejorara el texto. Se tomó la decisión de aprobarlas”

¿Por qué votaron Negativo el POT?

Exconcejal Iván Luquez Mindiola.

Por su parte los concejales que se opusieron en su momento argumentaron su voto negativo, así defendió su postura el exconcejal Iván Luquez Mindiola, “se tenían serios reparos frente a permitir la sustracción del área de reserva forestal a través de este Acuerdo Municipal utilizando la figura de unas resoluciones expedidas por el Ministerio de Ambiente”. Y recientemente calificó como “jurídicamente flojo” el fallo de segunda instancia proferido por el Tribunal Superior de Valledupar frente al espacio sagrado Minakalwa, como también se le conoce al cerro Hurtado.

Dijo, además; “Creemos que concurren criterios objetivos, subjetivos y complementarios para que la Corte se pronuncie frente a esta decisión bastante cuestionable. Es muy evidente el desconocimiento de la legislación nacional e internacional y la jurisprudencia de la Corte Constitucional y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en materia de derechos de los Pueblos indígenas, así como sobre la Acción de Tutela y su eficacia”

Ricardo Vives.

Por su parte, Ricardo Vives afirmó que el POT no estaba acorde a la realidad, “levantaron unas medidas que permitían construir sobre el Cerro Hurtado.  Hoy se está permitiendo la construcción, cuando hicimos la advertencia que eso no se podía hacer y ahí están las consecuencias; el tiempo nos está dando la razón”, explicó.

Vives insistió en que la descomposición del cerro es evidente y que Corpocesar nunca hizo una respectiva planificación. “El panorama del cerro está bastante complicado, las personas que adquirieron los lotes lo hicieron en sano juicio y si los entes municipales fueron permisivos. Veo difícil que ese proyecto urbanístico no se dé. Eso va a ser una realidad porque se están haciendo las cosas según el POT aprobado”, aseveró. Finalmente instó a los valduparenses a alzar la voz para impedir que estas acciones continúen.

Eudis De León, cofundador del Foro.

Desde el año anterior el Foro Ambiental del Cesar ha alertado a las autoridades sobre la construcción de la Manzana F de la Urbanización Santa Rosalía. “Hemos recurrido a la justicia a través de derechos de petición y una acción popular para que se proteja el derecho a un medio ambiente sano y que se respete la importancia biocultural de este sitio sagrado”, indicó Eudis De León, cofundador del Foro.

El Foro Ambiental ha propuesto que la Alcaldía de Valledupar presente al Concejo las modificaciones y ajustes al Plan de Ordenamiento Territorial y que dentro de esos ajustes se prohíba todo tipo de construcción en el cerro Hurtado. Además, propusieron que desde la administración municipal se busque el mecanismo jurídico necesario para que los propietarios que compraron los predios en la Manzana F no se vean afectados; que se hagan los esfuerzos para que el cerro Hurtado se proteja en su totalidad y sea conservado como bosque urbano y a su vez se constituya como un espacio de investigación científica.

“Desde la sociedad civil continuaremos defendiendo este cerro tutelar de manera pacífica, porque es patrimonio de todos los valduparenses y una reserva ecológica de nuestra ciudad que brinda una gran variedad de servicios ecosistémicos”, reiteró el cofundador del Foro.  Es por ello que el pasado miércoles 23 de febrero se realizó un plantón frente a la Alcaldía Municipal, donde los veedores ambientales y ciudadanos alzaron su voz a favor de la protección de este relicto de Bosque Seco Tropical y patrimonio de Valledupar.

Medidas de Corpocesar

El pasado 18 de febrero la Corporación Autónoma Regional del Cesar hizo presencia en las áreas intervenidas del cerro, para verificar que se esté cumpliendo con lo estipulado. Tras la visita, la Corporación instó al municipio de Valledupar para que realice la revisión y ajuste del componente urbano del POT debido a que este tiene vencida su vigencia, con el objeto de aplicar medidas de protección del 100 % del cerro Hurtado, ya que el mismo hace parte de las Áreas de Conservación y Protección Ambiental definidas en el POT vigente, áreas definidas como Zonas de Reserva Ecológica y Patrimonio de la Ciudad, las cuales corresponden a sectores en los cuales es necesario proteger y conservar los elementos naturales de la orografía municipal existentes, con mérito singular para el paisaje, el ambiente y la estructura urbana del municipio. Dichas zonas están conformadas por los cerros denominados Hurtado y La Popa.

Así quedó la votación registrada en el acta del Concejo Municipal.

Las afectaciones

Entre los impactos ambientales negativos de la construcción de la Manzana F de la urbanización  Santa Rosalía, está principalmente la destrucción de este ecosistema que está en vía de extinción, ya que en el país solo queda un 8% de Bosque Seco Tropical, además de la amenaza a la biodiversidad de la ciudad por la destrucción del suelo y tala de árboles.

Si se construyen las viviendas los niveles de ruido ahuyentarían la avifauna y a muchos otros animales sensibles a las intervenciones humanas en ese ecosistema. La intervención del suelo destruirá su estructura física y afectará la estabilidad del terreno. La presencia de viviendas también causará la interrupción de los corredores biológicos para especies migratorias y poblaciones temporales de fauna, el incremento de la temperatura ambiente y lo más importante, dejará a Valledupar con 37 hectáreas menos de áreas verdes para sus habitantes.

 

 

 

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos