Editorial – Lo que nadie ha dicho de los Juegos Bolivarianos 

0
216

A la dirigencia política del Cesar jamás les importó la realización de los juegos bolivarianos en la ciudad, solo les interesaban los recursos que se destinaron para las obras que quedaron en manos de la dirigencia de siempre. Si retroceden dos años atrás se presentó una puja entre el alcalde Mello Castro y el representante Alfredo Ape Cuello por la realización de los juegos, y hasta amenazaron con llevárselos de Valledupar, pero toda la pelea terminó cuando el congresista que no logro poner alcalde como esperaba, le dejaron ejecutar algunos contratos como la piscina olímpica y el coliseo en la UPC en la que su alfil Álvaro Iglesia fue pieza clave desde el departamento de planeación del alma mater.

Pese a la inversión de los más de $139 mil millones  que se feriaron entre el carrusel de contratistas de la casa Monsalvo Gnecco, el alcalde Mello Castro González, el represente Alfredo Ape Cuello y hasta donde el condenado Emilio Tapia metió su mano, el alcalde de Valledupar ni los organizadores han salido a decir que varias disciplinas no se disputaran en la capital del Cesar y que muchas otras se realizarán en sedes alternas debido al incumplimiento de los contratistas a los que les otorgaron los millonarios contratos. 

Dentro del itinerario publicado por la misma organización de los juegos bolivarianas en las plataformas digitales, diciplinas como Badmiton, Balonmano, Ecuestre, Esquí Náutico, Golf, Squash, Tiro Deportivo, Vela, se disputará en Cundinamarca; Ciclismo en Pista se darán en Valle del Cauca, mientras que otras como Canotaje velocidad, Natación Aguas Abiertas, Rugby, Triatlón y Remo se adelantarán en Codazzi. 

Hay otras disciplinas que se adelantar en barrios como Garupal y el colegio bilingüe, pese a que se celebraron millonarios contratos para la adecuación de varios escenarios y se construyeron otros. Se invirtieron más de 53 mil millones de pesos en tres coliseos multifuncionales, es decir, para varias disciplinas, no obstante, el parque de la leyenda vallenata será sede de lucha, boxeo y voleibol playa, mientras que el colegio Rodolfo Campo Soto de Comfacesar será sede de karate; la institución educativa Andrés Escobar será sede de la disciplina de levantamiento de pesas, tenis de mesas, y bolos en dos centros comerciales de Valledupar, por parte baloncesto 3X3 se realizará en el parque de Garupal. Ante esta serie de escenarios alternos que existían en Valledupar sería necesaria la inversión en cemento de más de $139 mil millones de pesos. 

Por otra parte, están los escenarios como la piscina olímpica, que a escasos días de que arranquen las justas es quizás la obra más atrasada, y donde está previsto que se desarrollen las disciplinas de natación, natación artística y polo acuático. Hasta el cierre de esta edición, estas justas se trasladarían a escenarios por fuera del departamento del Cesar, debido a que los contratistas no tendrían la obra a punto para estas competiciones.

En dos cosas fue clara la Procuraduría en su visita a Valledupar, aunque nadie se atreva a decirlo. Se llevaron Baloncesto para las canchas del barrio Garupal porque según el ente de control dentro de las obras críticas está el coliseo de baloncesto. La interventoría manifestó que la obra no estará concluida para la fecha que se requiere este espacio deportivo. Asimismo, agregó la Procuraduría, la piscina olímpica y el coliseo de gimnasia, construcciones que presentan un nivel de avance del 36 % y 62 % respectivamente.

El órgano disciplinario fue tajante en aseverar que lloverán investigaciones de no ser terminadas las obras antes de los juegos, así lo deja manifiesto en uno de los apartes del informe “se desvirtuaría el objetivo inicial de la construcción del coliseo concebido para prestar sus servicios en las competencias bolivarianas, independientemente que pueda ser utilizado con posterioridad para otras actividades deportivas o culturales…”

Deja un comentario