28.8 C
Valledupar
lunes, abril 15, 2024

La desvergüenza politiquera sin límites

Lo más leído

Centramos nuestros apuntes en Pueblo Bello….

Esta sub-región, netamente rural, como muchas del territorio nacional, olvidada siempre, por el estado, y sometida, desde su creación como municipio, al usufrutuo y al reparto de sus bienes presupuestales, por pequeños feudos o clanes familiares, enriquecidos y gozosos, encriptados en el poder.  Esclavizada la sociedad por niveles críticos de pobreza, hambre y desnutrición, ocupando el primer puesto en estas categorías (Hay datos oficiales). Es vergonzoso, que en pleno siglo XXI, nuestra sociedad campesina, tengan que descargar los desechos humanos en la intemperie, convivir con la putrefacción como en la caverna. Las aguas residuales cargadas de podredumbre, llegadas desde la zona urbana, son enviadas directamente a las principales fuentes hídricas, causando destrucción a los biomas, contaminación ambiental y enfermedades infecto-intestinales, contagiando a toda la población ríos abajo, con toda su extensión hasta llegar al rio magdalena. Las escuelas destruidas, abandonadas como material reciclable. Las vías por donde los campesinos transportan su propio producto, quebradas, sin tránsito, al amparo de la pala y el pico de las comunidades que las utilizan. La juventud, sin camino que los guie al horizonte, ni trabajan ni estudian, sin oportunidades.

Benjamín Vence Vázquez Docente; miembro del movimiento cívico PB y del colectivo de derechos humanos.

Cada cuatro años, los politiqueros que han gozado de los fondos y los beneficios del poder, enriquecidos, con miles de millones de pesos acumulados en sus patrimonios, bien fortalecidos, llegan nuevamente con la malévola intención de aplicar las mismas fórmulas del pasado, de sanear los quiebres sociales, que los campesinos han padecido durante siglos. Sin sonrojarse, en esta oportunidad, vuelven con los planes perfectos (falsos), porque la misión personal continua y el jugoso botín está incompleto. Es el colmo de la desfachatez, y la falta de humanidad, de los promeseros, mentirosos y corruptos, que pretenden seguir engañando a la gente, aprovechándose del sufrimiento, de sus condiciones de vulnerabilidad y dolor no tienen el más mínimo recato de seres humanos, con sensibilidad social. llegan a buscar los votos con el engaño de siempre.

El castigo y la condena debe ser el azote que la sociedad reflexiva, debe aplicar en las urnas. Estos seudo-congresistas, solo aparecen a depositar el voto afirmativo que favorezca sus intereses personales, ejemplo claro: El hundimiento de la ley de garantías. También aparecen en la pantalla invisible y escurridizos, como judas al traicionar a cristo, para colocar el voto negativo, cuando se trata de leyes que favorecen socialmente al propio pueblo. Se configura el cinismo de seres sin humanidad, que nunca se ha filtrado por su mente el altruismo y los planes para superar la inequidad y las desigualdades de quienes han padecido siempre. Ojalá el pueblo evolucioné y castigue todos estos elementos traicioneros, descompuestos, los envié como piezas de museo al olvido eterno.

A las elites y mercaderes de la política les queda el plan B: Los recursos públicos y mafiosos, los primeros, que, sin ley de garantías, quedan al libre albedrío de sus aliados: Alcalde y Gobernador, fichas importantes para la contratación engañosa que a través de esta, nutren la clientela, al servicio de sus causas. Abra obras disfrazadas y un festín de recursos públicos. Los segundos, las voluminosas sumas de dinero, proveniente de las mafias regionales, como musculo financiero disponible, para corromper a su fragante, que, por su situación económica y social, acepta el negocio de compraventa, así se vulnera su libertad y su dignidad como ser humano.

La sociedad pueblo-bellana, formada desde los principios ancestrales, basados en el amor a la naturaleza, desde lo humano hasta toda la cadena que cubre la biodiversidad, forjados con sabiduría, acciones cubiertas de honestidad, donde el trabajo y la resistencia son pilares afianzados, para soportar los avatares de la vida. Tenemos la orientación clara y el camino para avanzar en la construcción de una sociedad justa, donde las libertades no sean obstruidas, por manos criminales, que el bienestar sea el disfruto de todos, sin exclusión de derecho individuales y colectivos, que la resiliencia sea la fortaleza que sostenga el progreso y la estabilidad social que la desvergüenza sea repelida por una cultura inquebrantable y la pobreza sea un relato del pasado. 

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos