28.8 C
Valledupar
lunes, abril 15, 2024

‘Cocha’ Molina, toda una vida enamorado de su acordeón

Lo más leído

Gonzalo Arturo ‘El Cocha’ Molina, es un talentoso acordeonero, que se abrió paso en la música vallenata desde muy pequeño, se ha coronado rey vallenato en cuatro oportunidades y a sus 57 ha trabajado al lado de los más grandes intérpretes del folclor. El acordeonero estuvo en El Periódico hablando sobre su trayectoria musical, sus proyectos personales y las diferentes facetas en las que ha incursionado. 

El Periódico: ¿Quién es Gonzalo Arturo ‘El Cocha ’Molina? 

Cocha Molina: Es un hombre apasionado por el acordeón desde los 5 años por mis ancestros. Nunca me dieron clases, por ende, se dice que uno toca con el corazón. Soy de la escuela de Luis Enrique Martínez, del vallenato tradicional, que creo que somos pocos los que conservamos eso.

Yo vengo de la dinastía de los Molina; Freddie Molina que ya murió, soy primo hermano de Gustavo Gutiérrez Cabello. Tengo un sobrino que es un gran compositor que es José Alfonso Chiche Maestre y mi papá Arturo Molina tocaba guitarra.

E.P: ¿Hay alguna diferencia entre Gonzalo y ‘El Cocha’ Molina?

C.M: No, yo siempre he sido el mismo hombre enamorado de su acordeón y ahí es donde me he mantenido. La única diferencia que hay es que en la tarima tengo fama de ser ‘El Cocha, el guerrero’, pero guerrero para tocar, no por peleonero, yo sigo manteniendo la humildad. Hay músicos que se han caído por actitud, no por talento, porque Dios les dio talentos a todos. Hay gente súper brillante que por su actitud terminan siendo mediocres.

E.P: ¿Quién le puso ‘El Cocha’?

C.M: Por aquí colocan mucho apodo, sobretodo en Patillal y San Diego, pero yo creo que esto hace parte de las connotaciones culturales de estos pueblos y eso se ha ido perdiendo. Ya tú no lo escuchas, eso era antes.

E.P: Proviene de una familia de artistas ¿de dónde nació la pasión por el acordeón y no por otras facetas de la música?

C.M: Porque la mayoría en mi familia tocan un instrumento, pero a mí se me dio por el acordeón y nunca se me ocurrió tocar una guitarra, por ejemplo. ¡Dios me mandó para eso!

E.P: Estudiando en Bogotá, grabó con Iván Villazón, a escondidas de su familia, hablemos de esa experiencia. 

C.M: Yo conocí a Iván parrandeando, yo estaba en bachillerato y me enviaron a estudiar a Bogotá para evitar que no me enredara con la música porque mi mamá nunca quiso que yo fuera acordeonero. Entonces estudie administración de empresas, pero me faltó un semestre, pero me jalonó la música. 

Yo alcancé a grabar con Villazón escondido y nadie se dio cuenta. Mi mamá se enteró porque mi mamá escuchó en la radio cuando Iván me echa un saludo “con el acordeón del Cocha Molina, que la vida te premie manito”.

E.P: Ha sido 4 veces rey vallenato, convirtiéndose a los 31 años en el segundo rey de reyes, ¿Qué siente al ostentar estos títulos?

C.M: Para llegar a ser Rey Vallenato no es fácil. Yo también perdí. En infantil quedé de tercero y en profesional quedé de segundo, pero son cosas que te dan ánimo para seguir adelante. Ya cuando gané en el 90, me lancé al Rey de Reyes, que yo no quería, pero Dios me iluminó esa noche y muchos dicen que he sido el mejor de la historia del vallenato.

E.P: ¿El Festival Vallenato lo apuntaló?

C.M: ¡Sí, claro! Ya yo venía de la época de Diomedes, que me tocó esa fortuna, después con Iván Villazón e hice lo que me catapultó al estrellato no solo nacional sino mundial y fe grabar con Gloria Estefan. Con ella grabé ocho temas de los 10 de su álbum ‘Abriendo Puertas’, que fue el primer Grammy Latino con acordeón y se ganó el anglosajón.

E.P: Viajó por el mundo en la gira de Gloria Estefan, ¿Cómo fue trabajar con esta artista cubana?

C.M: Yo duré un año con ella. Aparte de esa gira, yo pasé a ser el protagonista porque me dieron un papel importante en los vídeos de las canciones.

E.P: Tocó con tres grandes del vallenato; Diomedes, Oñate y ahora con Poncho, ¿Qué tal la relación con ellos?

C.M: Tengo 17 años trabajando con Poncho Zuleta y con Diomedes y Jorge Oñate nunca tuve un sí ni no, porque yo siempre he manejado esto como una empresa, pero la amistad prevalece. Siempre he recibido los buenos consejos que se le dan a un amigo y eso te va a mantener con buenas relaciones. 

Esto piensa de Diomedes Díaz…

Más quererme no pudo Diomedes porque incluso me compuso una canción, me puso de padrino de su segundo hijo con mi comadre Patricia; con Oñate fue igual, y eso que decían que él era de carácter. Yo digo que era un guerrero porque si no se hubiera mantenido.

Era un tipo que lo que cantaba, lo sentía y lo transmitía. Diomedes era un tipo que al escucharlo cantar se te paraban los bellitos ¡Mira que los discos de Diomedes no pasan de moda!

E.P: ¿Qué representa para usted la canción ‘El gallo y el pollo’?

C:M: Yo creo que más que emoción. Un compadre que me quiso mucho y aparte fue una canción que quedó para la historia.

Además de ser un tema que le hace a un amigo para presentarme, quedó como un clásico, como el que le hizo Rafael Escalona a Jaime Molina.

E.P: ¿Cuál ha sido la clave para mantener la unión con Poncho Zuleta?

C.M: ¡Bueno! Yo creo que el respeto, el cariño, el aprecio, porque él me conoce desde pelao’, él es muy cercano a mi familia, entonces me vio crecer musicalmente, por eso la gente se pregunta “¿cómo Cocha y Poncho se han mantenido tantos años?”; 16 años dicen mucho.

E.P: Fue representado por el actor Camilo Carvajal en la telenovela de ‘Diomedes, el Cacique de la Junta’, ¿qué le pareció?

C.M: Camilo Carvajal es un gran acordeonero y hasta tenía un aire a mí cuando estaba jovencito. Para mí lo hizo muy bien en la novela. Que la gente recuerde lo que uno ha hecho, para bien o para mal, es bueno, y me hizo recordar cuando yo grabé en ‘Escalona’ la escena del diablo, cuando trabajé en ‘La Momposina’.

Uno cuanto tiene raza musical, uno se le mide a lo que sea. Un ejemplo de ello es Silvestre Dangond que se le midió a Leandro Díaz, porque tienen la capacidad histriónica natural, igual que Carlos Vives.

E.P: Hablemos sobre su escuela ‘Las huellas del maestro’

C.M: Es un proceso, una plataforma que hicimos con mi esposa en plena pandemia del cual ahora se están dando los frutos ¡Gracias a Dios!

Tenemos muchos alumnos, incluso del exterior, tengo de Australia, Estados Unidos, Argentina, Chile, entre otros, y yo no sabía que había mucha gente que le gustaba la música, y la música clásica, que es lo que yo quiero preservar, a raíz de la recomendación de la UNESCO sobre los clásicos vallenatos.

Hugo Carlos, Jaime Granados, Chiche Martínez, Álvaro López y yo tenemos la bandera de mantener la música vallenata.

Ya hemos hecho varios convenios con varios departamentos de Colombia, pero tú sabes que emprender es teso, pero hay que tener pantalones.

Nosotros tenemos el único simulador en el mundo, en velocidad normal y la empuñadura del teclado. Entonces podemos enseñar como si usted estuviera en clases presenciales y tenemos también las partituras.

Ya son 200 alumnos inscritos en ‘Huellas del Maestro’.

E.P: Lanzó recientemente su marca de cerveza, cuéntenos sobre ese emprendimiento

C.M: Eso fue un avance ahora en el Festival Vallenato, resultó muy bueno y yo creo que ya casi va a salir la Cerveza Cocha Molina Artesanal. 

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Nota Patrocinada -spot_img

Últimos artículos